Patrones

Sensaciones circulares, 2019.
Entre el polvo, el olor a tierra y los chunches viejos; el goteo de lo que fuimos, lo que somos, de la existencia.

 

IMG_20190803_091323
El llavin
Me vio crecer y fue alguna vez el portal entre el mundo exterior y mi resguardo,  como si fuera una película ha sido testigo de las transiciones; del niño que olfateaba el paisaje y el viento.

 



prueba_00001ppg_85
El viejo manubrio,2019.
En ningún manual se puede aprender a usar la bici , Para manejar la bicicleta es preciso perder el miedo, sujetar el manubrio y buscar equilibrio en movimiento.

 

 

prueba_00001ppg_80
Dulce Nombre,2019.
Dulce Nombre, un canta al pueblo y a la abuela.

 

 


prueba_00001ppg_74

El camino del torpe, 2019.

 

El camino del loco que recorre las paginas indescifrables de la memoria.

prueba_00001ppg_73

Todos a casa, 2019

 

Una fascinación  por escuchar las historias de la gente. Buenas noches doña Marta.

 

 

 

 

 

        Ayer , 2019.
Un recordatorio a la infancia: a la inocencia y al sentido de la inmortalidad del tiempo; a una época inolvidable entre columpios y los pequeños amigos en el patio, a los imaginarios, la fotografía enmarcada, a la ventana en medio del aguacero trepanando sobre nosotros.

LRM_EXPORT_162515792265304_20190715_120755270

Será un momentito o tal vez la eternidad. Los hermanos son retratados por una cámara  simulada con las manos , mientras estoy a un costado registrando en digital , jugamos a construir  fotos como los  niños juegan con la imaginación.

 

 

prueba_00001ppg_93.jpg

Ocupaciones, 2019.

 



 

IMG_20190803_115554
Vení, ya está el café, 2018.

Basta un mantel para evocar a Mariana,
el olor a madera,
el sin fin de historias de mi infancia… Para dar paso a un “manazo” de sentimientos y poder reconocerme en ellos.

Basta hurgar en la memoria
para recordar que soy ese mismo chiquillo,
que estoy hecho de nostalgias y memorias,
de este nudo en la garganta.

Basta cerrar los ojos, ir hacia adentro,
hacer el viaje de nuevo;
reconocer que en lo ínfimo está la belleza, esa de la que «nos pasamos huyendo de las cosas que luego corremos a buscar de vuelta».

Pero si soy atento, lo que ya no veo sigue aquí,
Adentro.

Para tu abuelita, seguí desayunando con ella , saludos.

Texto: por Kimberly chinchilla



 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s