Alineados

Entonces ya no hay borde tangible entre la suciedad , los harapos que vestimos y nuestra piel. Parece que ahora somos engranajes inertes de una máquina sucia y sobre lubricada que creemos que sustenta.

Creemos en el consumo, creemos en el trabaja, creemos en movernos, Pero somos el producto, empaquetado de sangre, orina y sudor en plástico asfixiante.

Nos movemos en una fila preestablecida donde rozamos pieles solo para movernos cuando un ‘déspota ilustrado’ nos quiere convencer que tenemos músculo, y no somos carentes de voluntad propia.

Pero caminamos con manos en el cuello, dirigidas como ganado , con la voluntad de movernos hacia ningún lado.

Texto por Valeria

Foto por Rodrigo Mejías

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s